Noches de Colón (Nights at Teatro Colón)

Lyrics: Roberto Cayol
Translation: Felipe & Ayano
Music: Raúl de los Hoyos 1925
Recorded by Ricardo Tanturi with Alberto Castillo in 1943

Español

También los goces que da el dinero
en otros tiempos los tuve yo
y en las veladas del crudo invierno
en auto propio llegue al Colón.

Por los gemelos acribillado
supe a las damas interesar,
mientras lucía desde mi palco
el blanco peto del rico frac.

¡A qué vuelve a mi memoria
la miseria a renovar
el recuerdo de otras horas,
si hasta el aire cuando pasa trae la sorda risa helada
de la que así me perdió!

Yo le di el amor más noble
y mi hogar, mi vida entera;
yo por ella perdí el nombre y pensando sólo en ella
fui de todo, hasta ladrón.

(Instrumental)

(Unsung part)
Los paraísos del alcaloide para olvidarla yo paladeé
y por las calles, como soñando, hecho un andrajo me desperté.
En las grandezas que da el dinero no pongas nunca tu vanidad,
que mi fortuna fue como un sueño y traicionera mi realidad.
¡Cuánta plata en las carreras junto a ella dejé yo!

¡Qué de amigos en mi mesa de mantel de puro hilo
que se fueron como el vino que mi mano les brindó!
Son más crueles que el invierno del destino los rigores…
¡Gran señor y pordiosero yo también tuve mis pobres en mis noches de Colón!

English

The joy that money gives,
time ago I had it too
and on the cold winter evenings
I arrived at Teatro Colón in my own car.

Pierced with my cufflinks
I kept the ladies interested
while I showed off from my box seat
the white shirtfront of the expensive tailcoat.

What for returns to my memory
the misery to update
the memory of another time,
when even the passing air brings the deafening icy laugh
of the one who lost me like this!

I gave her the most noble love
and my home, my whole life;
I lost my name for her and thinking only of her
I was everything, even a thief.

(Instrumental)

(Unsung part)
I tasted alkaloid paradises to forget her
and on the streets, like dreaming, I woke up feeling like a rag.
Don’t put your vanity in the glories that money gives
since my fortune was like a dream and treachery was my reality.

How much money on the races I lost with her!
So many friends at my fine table
that left like the wine I offered to them!
The harshness of destiny is more cruel than winter...
A great master and a beggar I also felt like a poor in my nights at the Teatro Colón!